Síndrome de Ménière: una enfermedad auditiva

Compartir

El Síndrome de Ménière es una enfermedad considerada rara que afecta el oído interno, perjudicando la audición y el sentido del equilibrio. Puede manifestarse a cualquier edad, aunque es más probable que aparezca en adultos de entre 40 y 60 años, y tiene una ligera mayor prevalencia en mujeres. Por lo general afecta un solo oído y su causa es de naturaleza desconocida, la enfermedad se asocia con migraña y algunas enfermedades autoinmunes, tales como artritis reumatoide, espondilitis anquilosante o psoriasis.

 Síntomas 

El principal síntoma es el vértigo rotatorio que suele ir acompañado de acúfenos o tinnitus (ruidos en los oídos) e hipoacusia (pérdida de audición); además de inestabilidad, pérdida de equilibrio, vómitos, campanilleo en los oídos y sensación de oído tapado, entre otros síntomas atribuidos a una acumulación de endolinfa en el oído interno, afectando la cóclea y los órganos vestibulares.

 Tratamiento 

La enfermedad es crónica y no tiene cura, pero existen diversos tratamientos que ayudan a aliviar los síntomas y el impacto a largo plazo. Algunos tratamientos pueden ayudar a reducir la gravedad y la frecuencia de los episodios de vértigo. Por eso, el médico puede recetar medicamentos que disminuyen la gravedad de un ataque. También existen terapias y procedimientos no invasivos, tales como la rehabilitación o el uso de audífono. En casos en los que los ataques de vértigo son graves y debilitantes puede llegar a recomendarse la realización de una cirugía.

 Para tener en cuenta 

Algunos hábitos ayudan a reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques de vértigo, alivian los síntomas crónicos, como los zumbidos y los problemas de equilibrio:
– Mantener una dieta baja en sal (sodio), contribuye a reducir la presión del líquido en el oído interno.
– Evitar alimentos ricos en sal o colesterol.
– Restringir líquidos.
– Disminuir de peso mediante dieta, si es preciso
– Consultar con un profesional para tratar y sobrellevar la enfermedad.