Psicología: analizar para ayudar

Compartir

El psicólogo es el profesional que ayuda a enfrentar y tratar con efectividad numerosos tipos de problemas cotidianos que repercuten en la salud mental. Para ello escucha, analiza problemas, evalúa conductas, y proporciona recursos y estrategias de comprensión y superación para que el paciente pueda volver a sentirse y estar bien.

Algunas personas acuden a ellos porque se sienten deprimidas, enojadas o ansiosas; otras porque requieren ayuda ante un trastorno crónico; y otras para enfrentar una situación a corto plazo. Es lógico que todo el mundo sufra diversas pérdidas, problemas familiares, laborales y sociales, pero lo normal es sobrellevarlos y superarlos en algún momento. Sin embargo hay quienes, transcurrido un tiempo, pueden experimentar que no logran salir adelante, lo que puede empeorar y llegar a convertirse en un estado crónico.

Ante este tipo de dificultades se debe tener presente que, así como una dolencia física puede agravarse y ser cada vez más compleja de tratar, ocurre lo mismo con la salud mental. No se debe esperar a sentir que ya no se puede más. Siempre que se crea que la angustia, la ansiedad o la aflicción supera los límites es momento de acudir a terapia psicológica.

 Principales funciones de un psicólogo 

– Analizar los problemas relacionados con la vida del paciente.
– Evaluar la conducta para ayudar al paciente a identificar sus patrones principales.
– Detectar y aceptar la personalidad y la forma de ser del paciente.
– Escuchar de forma empática los problemas o vivencias personales del paciente, tratando de ponerse en su lugar.
– Explicar las cosas que ve, a través de una visión objetiva que permita al paciente entender mejor qué les pasa y qué se puede hacer para modificar la situación problemática.
– Informar sobre aspectos psicológicos y psicopatologías, explicando de forma detallada las características de la alteración que se padece.
– Proporcionar recursos y estrategias que permitan la recuperación psicológica o la mejora del bienestar mental.
– Motivar para el cambio, trazando un plan para la recuperación del paciente.
– Proporcionar pautas al paciente que le sirvan para mantener y continuar con el proceso de cambio.
– Acompañar durante el cambio y guiar al paciente en los momentos en los que más lo necesita.
– Brindar acompañamiento emocional al paciente.
– Comprender cómo es afectado el paciente por la sociedad.
– Conocer y favorecer el desarrollo cognitivo del paciente.

 Señales que indican cuándo consultar a un psicólogo 

– Pérdida del control de las emociones.
– Sufrimiento de ataques de ansiedad.
– Pensamientos negativos constantes.
– Actitud pesimista permanente frente a la vida.
– Dificultad para dormir.
– Vivencia y no superación de situación traumática.

Importante: el presente material es de carácter informativo, de ninguna manera reemplaza el criterio del profesional de la salud en cada caso en particular. Ante cualquier duda o síntoma se debe consultar a un profesional y no automedicarse.