Penicilina y antibióticos: un descubrimiento vital

Compartir

Sin dudas uno de los principales aportes a la salud de la humanidad fue el descubrimiento de la penicilina, que dio origen a la producción de antibióticos como una sustancia que refuerza el sistema inmunológico, atacando ciertas bacterias.

 El descubrimiento 

El antibiótico surgió casi por accidente, mientras el científico británico Alexander Fleming trabajaba en su laboratorio de Londres estudiando cultivos de bacterias. Tras ausentarse casi por un mes, Fleming encontró una placa de petri con bacterias que había dejado olvidada cerca de una ventana abierta. Fue entonces que vio que su experimento se había estropeado, pues las muestras se habían contaminado con una especie de moho que había entrado con el viento.

En vez de desechar su experimento, el científico colocó la placa al microscopio y observó que el moho había contaminado todo el contenido pero a su alrededor había un claro, una zona limpia en la que el moho había matado a las bacterias. Fue así que, luego de identificar el moho como hongos de Penicillium, Fleming descubrió que el Penicillium eliminaba las bacterias mortales.

Aunque en algún momento Fleming se cuestionó la posibilidad de emplear este hongo como antibiótico para el cuerpo humano, finalmente desarrolló su investigación con el apoyo de sus colegas Sir Howard Florey y Ernst Chain -con quienes comparte el Premio Nobel-, y el 15 de septiembre de 1928 anunció su grandioso descubrimiento.

 La penicilina 

La penicilina contiene un conjunto de antibióticos que tienen la capacidad de eliminar las bacterias que causan infecciones en el cuerpo humano. Estos antibióticos son originados a partir de una particular especie de hongo conocida como Penicillium y sirven para prevenir infecciones bacterianas.

Existen diferentes tipos de penicilinas, cada una de ellas reacciona contra las bacterias en diferente grado. Algunos de los tipos de penicilinas más empleados son: Ampicilina, Amoxicilina, Flucloxacilina, Fenoximetilpenicilina.

 El antibiótico 

El término antibiótico significa «contra la vida», en este caso, contra la vida de los microbios. Existen varios tipos de antibióticos: antibacterianos, antivirales, antimicóticos y antiparasitarios. Los antibióticos de uso más común son los antibacterianos. A algunos se les llama antibióticos de amplio espectro porque son medicamentos eficaces contra varios organismos, mientras que a otros se los reconoce como de espectro reducido porque solo actúan ante determinados organismos.

 Uso de antibióticos 

Más allá de los beneficios que aporta a las defensas del cuerpo, el uso de antibiótico debe estar siempre indicado por un profesional de la salud, ya que usarlo indiscriminadamene puede causar un fenómeno de resistencia bacteriana.

Por otra parte, es muy importante respetar los tiempos de toma indicados por el médico, aun cuando los síntomas molestos disminuyan o desaparezcan, pues ello no implica que las bacterias hayan desaparecido.