Oftalmólogos y ópticos: los profesionales de la visión

Compartir

La vista es un sentido sumamente complejo y delicado, por eso existen dos tipos de profesionales de la salud dedicados a cuidarla: el oftalmólogo y el óptico. Generalmente los oftalmólogos atienden en espacios dedicados a la salud, mientras que los ópticos suelen trabajar en ópticas o distribuidoras de productos para la visión. No obstante, también pueden trabajar en equipo para ofrecer el mejor servicio al paciente.

 Oftalmólogos 

Los oftalmólogos son médicos osteópatas especialistas en la salud ocular y los cuidados de la vista. Diagnostican y tratan los defectos y enfermedades oculares, realizan cirugías y recetan anteojos y lentes de contacto para corregir los problemas de la visión. Algunos se especializan en áreas concretas, como por ejemplo la córnea, la retina y el estrabismo.

Algunas funciones del oftalmólogo son:

– Servicios de rutina y exámenes oculares.
– Atención oftalmológica para pacientes con glaucoma, iritis o quemaduras.
– Cirugía oftalmológica para traumatismos, estrabismo, cataratas, glaucoma, entre otros.
– Diagnósticos y tratamientos para afecciones oculares relacionadas con otras enfermedades, tales como diabetes o artritis.
– Cirugía plástica para levantar párpados caídos o quitar arrugas.

 Ópticos 

Los ópticos también cumplen un rol importante en el cuidado de la vista pues, si bien no están autorizados para diagnosticar o tratar problemas de la visión, son técnicos capacitados para diseñar y adaptar anteojos y lentes de contacto.

Algunas funciones del óptico son:

– Comprueba la receta para proveer los lentes adecuados.
– Proporciona, adapta y repara anteojos, marcos y lentes de contacto.
– Realiza mediciones faciales.
– Asesora sobre tipo de lentes y marcos ideales según cada necesidad.
– Ordena y comprueba productos, incluyendo lentes de contacto y anteojos.

 Cuándo acudir a un óptico y cuándo a un oftalmólogo 

Siempre que se detecten problemas visuales es aconsejable acudir a un oftalmólogo, pues este puede atender cualquier afección ocular, incluyendo diagnóstico, pruebas especiales, tratamiento adecuado y tipo de graduación.
El óptico, en cambio, es el indicado para atender y asesorar al paciente al momento de adquirir o reparar anteojos o lentes de contacto, teniendo en cuenta la orden extendida por el profesional oftalmólogo.