Obesidad: una enfermedad prevenible

Compartir

La obesidad es una enfermedad metabólica crónica que consiste en la acumulación anormal o excesiva de grasa en el cuerpo, lo que provoca un sobrepeso que puede ser perjudicial para la salud.

Se trata de un problema que puede prevenirse cambiando los hábitos de vida perjudiciales por otros que sean saludables. De hecho, mantener una buena conducta alimenticia y un peso adecuado puede evitar a su vez el riesgo de sufrir a futuro de diabetes, hipertensión arterial y enfermedades coronarias.

Teniendo en cuenta esto, es importante además que los niños conozcan y adopten dietas equilibradas con incorporación de frutas y verduras y pocas grasas, y mantengan una actividad física centrada en los deportes.

 Cómo se detecta la obesidad 

Para detectar el sobrepeso se mide el índice de masa corporal (IMC), ya que es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla (altura) y se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Ese indicador se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

De acuerdo a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un IMC igual o superior a 25 indica sobrepeso, mientras que un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.

 Causa de sobrepeso y obesidad 

El sobrepeso y la obesidad se producen por una alteración en el balance de energía entre las calorías consumidas y las gastadas. En tal sentido, se dan en paralelo dos situaciones que generan el aumento de problemas y desbalances:

– Aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos ricos en grasa, sal y azúcares simples pero pobres en fibra, vitaminas, minerales y otros micronutrientes;

– Inactividad física o sedentarismo.

 Algunas recomendaciones 

– Aumentar el consumo de frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

– Reducir la ingesta total de grasas y sustituir las saturadas por las no saturadas.

– Disminuir el consumo de azúcares.

– Realizar 60 minutos diarios de actividad física como mínimo.

Importante: el presente material es de carácter informativo, de ninguna manera reemplaza el criterio del profesional de la salud en cada caso en particular. Ante cualquier duda o síntoma se debe consultar a un profesional y no automedicarse.