Medicina: una profesión esencial

Compartir

Todos sabemos cuán importantes son para la sociedad los profesionales médicos. Ellos diagnostican, tratan y ayudan a prevenir dolencias, lesiones y enfermedades, además de brindar información, apoyo y consuelo a sus pacientes y familiares.

Existen dos grandes grupos de profesionales: médicos generales y médicos especialistas. Los médicos generales no se especializan en un área particular sino que se encargan del diagnóstico y tratamiento de enfermedades y trastornos generales y, de ser necesario, derivan a los pacientes a un colega especialista. Normalmente atienden pacientes para chequeos de rutina, a los fines de brindarles un cuidado continuo y de mantener al día sus historias clínicas.

Los médicos especialistas, en cambio, pueden especializarse en medicina clínica, debido a lo cual diagnostican y tratan enfermedades y trastornos específicos especializados, tales como cardiología, neumología, radiología u oncología. Algunos prefieren seguir una carrera en el ámbito de la cirugía mientras que otros deciden dedicarse a la investigación de enfermedades. Dada su especialización, suelen también brindar asesoramiento a sus colegas. Sea cual fuere su actividad, todas son esenciales para preservar la salud de cada paciente en particular y de la sociedad en general.

 Algunas funciones médicas 

– Realizar chequeos de rutina y evaluaciones físicas.
– Diagnosticar enfermedades, lesiones y demás trastornos de la salud.
– Revisar la historia médica y los medicamentos administrados a los pacientes, identificar y detallar los síntomas que padezcan.
– Interconsultar con los otros médicos que tratan al paciente.
– Realizar u ordenar exámenes médicos, de laboratorio, ultrasonidos, electrocardiogramas, rayos X, entre otros.
– Prescribir y administrar los tratamientos adecuados, tales como medicamentos, cirugías, dietas y/o ejercicios.
– Derivar al paciente a un médico o cirujano especializado, de ser necesario.
– Suministrar atención en casos de emergencia.
– Procurar la mejoría en la salud de los pacientes.
– Orientar y aconsejar a los pacientes y sus familiares acerca de la enfermedad y su tratamiento.
– Reportar ante las autoridades gubernamentales competentes los nacimientos, muertes y enfermedades contagiosas.
– Participar en la promoción de la salud y en programas de prevención de enfermedades.