La vista: un sentido primordial

Compartir

Cuidar la visión es sumamente importante porque la mitad de la información que recibimos de nuestro entorno proviene de la vista. Hay que tener en cuenta que los ojos son órganos muy sofisticados y funcionan en conjunto con el cerebro para poder interpretar tamaños, colores, formas, texturas, distancias y velocidades de todo lo que nos rodea, por lo que descuidarlos puede afectar notablemente la calidad de vida.

 Importancia de la prevención y el tratamiento 

Un ochenta por ciento de todos los casos de ceguera son evitables, puesto que pueden prevenirse o tratarse, ya sea por ser resultado de afecciones prevenibles o porque pueden ser tratadas al punto de recuperar la visión.

La prevención y el tratamiento de la pérdida de la visión se cuentan entre las intervenciones de salud más eficientes y que dan mejores resultados, entre ellas la cirugía de cataratas, la prevención del tracoma, la inmunización contra el sarampión, la distribución de suplementos de vitamina A para la prevención de la ceguera infantil y el empleo de lentes correctores. Por ello, cuidar la vista es más que importante para prevenir dolencias oculares y evitar discapacidades visuales o posible ceguera.

 Consejos para una vista saludable 

Alimentación: consumir alimentos que contengan vitamina A, C y E para proteger a la retina del deterioro por la edad, mejorar la visión nocturna, y reducir el riesgo de enfermedades como la degeneración macular, las cataratas y el glaucoma.

Hidratación: controlar la hidratación ocular. Los ojos se hidratan naturalmente mediante el parpadeo, sin embargo concentrarse frente a un monitor o una pantalla hace que los ojos dejen de parpadear automáticamente. Es por ello que se debe estar consciente de realizar el movimiento de párpados 15 veces por minuto. Además, para hidratar los ojos, como el resto del cuerpo, es necesario tomar agua de manera regular. En caso de sufrir sequedad en los ojos secos, se debe acudir al oftalmólogo para indicar una solución de lágrimas artificiales adecuada.

Iluminación: evitar la fatiga ocular, manteniendo los ambientes suficientemente iluminados. Es necesario además tomar breves descansos ocasionales al leer o escribir, particularmente si se está trabajando con una computadora o un dispositivo móvil.

Precaución ante el televisor: evitar ver televisión varias horas seguidas y/o a corta distancia. Es aconsejable ver una pantalla de 32 pulgadas a dos metros de distancia; mientras que una tele de 46 pulgadas debe ser vista desde dos metros y medio.

Precaución frente a la computadora: tener el monitor de la computadora a 50 centímetros y formando un ángulo de 90 grados, rebajando su brillo en la configuración y usando un filtro de pantalla. Es aconsejable descansar la vista 20 segundos cada 20 minutos, mirando un punto fijo en el horizonte durante un rato o simplemente cerrando los ojos.

Uso de lentes: usar anteojos para conducir en caso de indicación médica, ya que no solo es parte del cuidado de los ojos sino que también puede contribuir a evitar accidentes automovilísticos. En tanto que es aconsejable usar lentes para sol con filtro de rayos ultravioleta para caminatas prolongados al aire libre. Por otra parte, es necesario asegurarse de mantener limpio el estuche de los anteojos o los lentes de contacto para evitar que se rayen.

Atención: acudir al oftalmólogo al menos una vez al año para realizarse un chequeo, aun cuando no se noten molestias, pero especialmente cuando se usan anteojos, para poder revisar la graduación periódicamente. Por otra parte, con los años es habitual empezar a perder agudeza visual. Si se nota dificultad para leer de lejos o de cerca, o si se percibe con menor nitidez, es recomendable visitar al especialista. A su vez, se puede relajar la vista realizando leves presiones alrededor de los ojos a modo de masaje, así se libera la tensión ocular y se evita la fatiga visual.