La Provincia de Buenos Aires anunció la reducción de la mortalidad materna

Compartir

 

Fue en un evento dedicado a la Salud de la Mujer, celebrado el sábado en el Centro de convenciones Dr. Arturo Frondizi, ubicado en la localidad de Vicente López. En la ocasión, la ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz, destacó que la tasa de mortalidad materna descendió de 3,9 a 3,4 por 10 mil nacidos vivos entre 2015 y 2016. En números absolutos significa que se pasó de 112 a 92 muertes de mujeres por año en situación de embarazo, parto o puerperio.

La titular de la cartera sanitaria destacó los datos y estrategias que se pusieron en marcha para lograr esta reducción, conmemorando además, el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres:  “Cada muerte materna es un marcador de inequidad que nos obliga a preguntarnos por qué se producen estos decesos que, en la mayoría de los casos, son evitables”, en ese sentido dijo que en la búsqueda de responder y encontrar soluciones a esa pregunta, desde el inicio de su gestión se implementó un nuevo sistema de vigilancia de la mortalidad materna llamado “Cada Vida Cuenta”.

En el desarrollo de esa estrategia, los establecimientos de salud debieron notificar al Ministerio de Salud bonaerense cada muerte materna en no más de 72 horas desde ocurrido el hecho. Antes recién se enviaban los datos al final del periodo. Ahora, a partir de cada caso, un equipo técnico concurre al lugar y junto con el equipo de salud del hospital realiza un análisis para buscar las “causas raíz” que desencadenaron en la muerte y luego se toman medidas para evitar que se reiteren.

“Hemos logrado quebrar una curva que venía ascendiendo. Esta reducción es un desafío para que todos los que implementamos este paquete de intervenciones redoblemos el esfuerzo, trabajando en forma integrada, con todos los sectores y actores involucrados, tal como nos pide la gobernadora, María Eugenia Vidal, porque es la manera de que estas políticas se hagan sustentables”, enfatizó Ortiz.

El Director Ejecutivo del Hospital Mi Pueblo, Gonzalo Hernández participó de la jornada y destacó el compromiso que se lleva a cabo en el Nosocomio local, desde las áreas de Neonatología, Ginecología y obstetricia, apoyando y dando continuidad a los Programas propuestos por el Ministerio de Salud provincial, entre los que se destacan: “Al fin en casa”, “Cada Vida Cuenta” y el modelo de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia.
“Uno de los ejes primordiales del Hospital Mi Pueblo es el Materno Infantil, para lo cual se llevan a cabo diversas gestiones en programas de atención y obras de infraestructura. Entre los últimos grandes alcances fue la i

nauguración del Laboratorio de HPV. Nuestro hospital fue elegido como centro de referencia provincial, para la detección del virus de HPV. En el laboratorio se analizan las muestras tomadas y posteriormente se procede al tratamiento y/o prevención del cáncer de cuello uterino”, dijo Hernández. Y agregó: “Está previsto que próximamente comiencen las obras de la “Casa de Madres”, que es un convenio marco con Unicef. La obra prevé la realización de un lugar para las mamás de los bebés prematuros, donde ellas puedan alojarse durante la internación del recién nacido, fortaleciendo el lazo madre – hijo. Brindando de este modo, contención, acompañamiento y un lugar de estadía”.

 

Modelo de “Maternidades Seguras y Centradas en la Familia”

Busca mejorar la calidad de la atención para la embarazada, su bebé y su familia, con una perspectiva de derechos y de género, que coloque en el centro de la escena sanitaria a la familia.

Cada vida cuenta

Es un proyecto que contempla la creación de un nuevo sistema de vigilancia para la mortalidad materna. La reducción de la mortalidad materna e infantil constituye una de las prioridades establecidas por la Ministra de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Zulma Ortiz, para su gestión. Para alcanzar este objetivo, ha propuesto distintos proyectos, que en su conjunto, buscan fortalecer las capacidades del sistema de salud perinatal y reducir las muertes maternas y neonatales.

Al fin en casa

Es un programa de seguimiento territorial de los recién nacidos de alto riesgo, que busca promover el desarrollo infantil pleno de cada niño/a y su famil

ia, y generar entornos que prioricen el cuidado de la salud. Se pretende favorecer la detección de las alteraciones del desarrollo –neurológico y corporal– así como los problemas de salud para poder iniciar precozmente la atención necesaria destinada a tratar estos problemas.

Contiene tres componentes principales:

– Visitas domiciliarias: consiste en un programa de visitas a los hogares de los recién nacidos de alto riesgo con contenidos diversos para favorecer el desarrollo infantil y la supervivencia.

– Estrategia intersectorial: es la conformación de un gabinete municipal, articulado con el gabinete prov

incial para el abordaje integral de las familias con RN de alto riesgo.

– Redes comunitarias: son las redes comunitarias para contención y soporte de las familias de prematuros (“Red de padres”).