Cuidados paliativos: un acompañamiento esencial

Compartir

Hablar de cuidados paliativos es referirse a una modalidad terapéutica que busca ayudar, apoyar y mejorar la situación de los pacientes con enfermedades irreversibles y en fase avanzada para que puedan mejorar su calidad de vida y sobrellevar su situación de la mejor manera posible.

Estos cuidados se consideran un derecho esencial para todas las personas y comprenden un amplio conjunto de tratamientos que van desde el suministro de fármacos para aliviar el dolor físico hasta el tratamiento psicológico para el paciente y su familia. Ello requiere la participación de un equipo multidisciplinar integrado por personal médico, de enfermería, de psicología y de trabajo social.

 Cuándo se considera que un paciente está en fase avanzada

– Cuando padece una enfermedad incurable, avanzada y progresiva.
– Cuando tiene un pronóstico de vida limitado, con escasa posibilidad de respuesta a tratamientos específicos.
– Cuando evoluciona de manera oscilante y presenta frecuentes crisis de necesidad con alta demanda y uso de recursos.
-Cuando la situación provoca un intenso impacto emocional y familiar con repercusión en los cuidadores.

 Importancia de los cuidados paliativos 

– Proporcionan alivio del dolor y otros síntomas.
– Afirman la vida y consideran la muerte como un proceso normal.
– No intentan ni acelerar ni retrasar la muerte.
– Integran los aspectos espirituales y psicológicos del cuidado del paciente.
– Ofrecen un sistema de soporte para ayudar a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la muerte.
– Utilizan una aproximación de equipo para responder a las necesidades de los pacientes y sus familias, incluyendo soporte emocional en el duelo, cuando esté indicado.
– Mejoran la calidad de vida y pueden también influir positivamente en el curso de la enfermedad.
– Son aplicables de forma precoz en el curso de la enfermedad en conjunción con otros tratamientos que pueden prolongar la vida, tales como quimioterapia o radioterapia, e incluyen aquellas investigaciones necesarias para comprender mejor y manejar situaciones clínicas complejas.

 Derechos básicos del paciente, establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) 

– A expresar sentimientos y emociones ante el acercamiento a la muerte.
– A mantener una esperanza, cualquiera que sea esa esperanza.
– A obtener la atención de profesionales, incluso si los objetivos de curación deben ser cambiados por objetivos de confort.
– A no morir solo.
– A ser liberado del dolor.
– A obtener una respuesta honesta, cualquiera sea la pregunta.
– A no ser engañado.
– A recibir ayuda de y para la familia en el proceso de aceptación de la muerte.
– A morir en paz y con dignidad.
– A ser cuidado por personas sensibles y competentes que comprendan las necesidades del paciente y lo ayuden a enfrentar su situación.
– A que el cuerpo sea respetado después de la muerte.
– A ser tratado como un ser humano vivo hasta el momento de la muerte.
– A conservar la individualidad y no ser juzgado por decisiones personales que pueden ser contrarias a las creencias de otros.

Importante: el presente material es de carácter informativo, de ninguna manera reemplaza el criterio del profesional de la salud en cada caso en particular. Ante cualquier duda o síntoma se debe consultar a un profesional y no automedicarse.