Cómo ayudar ante una emergencia

Compartir

Ante un accidente, ya sea callejero o doméstico, es necesario actuar inmediatamente para socorrer a la víctima adecuadamente. Todos debemos estar preparados para reaccionar tranquilos pero eficazmente durante los primeros minutos hasta que llegue la asistencia médica. Esta actuación, en muchos casos, puede salvar una vida, sobre todo cuando se trata de niños pequeños.

 Cómo actuar en caso de emergencia 

– Evaluar la escena de la emergencia.
– Ayudar a la víctima sin arriesgar la propia vida.
– Evaluar el estado de la víctima: si está consciente, si respira, si está herida, si sangra.
– Llamar o pedir a alguien que llame a Emergencias, al 107 o al 911.
– Indicar a Emergencias dónde y cómo está la víctima.
– Asistir o acompañar a la víctima hasta que llegue el servicio médico.

 Botiquín de primeros auxilios

Es muy importante tener un botiquín de primeros auxilios en casa para poder brindar un primer auxilio efectivo hasta que llegue un profesional a asistirlo.

El botiquín puede comprarse o bien puede prepararse con cualquier caja de metal o de plástico que cierre herméticamente y sea fácil de transportar. Allí deben incluirse los elementos necesarios para poder auxiliar, manteniéndolos en buen estado, controlando sus fechas de vencimiento y reponiéndolos periódicamente. También es aconsejable guardarlo en un lugar fresco, seco, limpio, de fácil acceso para los adultos pero lejos del alcance de los niños.

 Qué debe incluir el botiquín

– Guantes descartables de látex o vinilo para no contaminar heridas y para seguridad de la persona que asiste a la víctima.
– Gasas y vendas limpias de 7 y 10 cm. de ancho o toallitas limpiadoras sin alcohol para limpiar heridas y detener hemorragias.
– Apósitos estériles para limpiar y cubrir heridas abiertas.
– Cinta adhesiva para fijar gasas o vendajes.
– Tijera para cortar gasas y vendas o ropa de la víctima.
– Antisépticos, yodo povidona, agua oxigenada de 10 volúmenes o alcohol para prevenir infecciones.
– Jabón neutro blanco para higienizar heridas.
– Alcohol en gel y líquido para higienizar las manos.
– Termómetro para controlar la temperatura corporal.
– Analgésicos y antitérmicos para administrar en caso de ser necesario.
– Pañuelos descartables para usos varios.
– Bolsas de frío térmico.