Cáncer: qué es y cómo prevenirlo

Compartir

El cáncer es el crecimiento y diseminación descontrolados de células anormales en el cuerpo. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar y es producto de diferentes factores de riesgo y de estilos de vida, así como también de una carga genética que predispone o no a enfermar.

 Cómo se genera 

Los órganos del cuerpo están constituidos por células que normalmente crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Algunas veces este proceso se descontrola y se forman células nuevas cuando el cuerpo no las necesita, o bien hay células viejas o dañadas que no mueren cuando deberían morir. Esto forma una masa de tejido que se conoce como tumor y puede desarrollarse y propagarse por el cuerpo. En todos los tipos de cáncer algunas de las células empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del derredor. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo.

 Síntomas y consecuencias 

Es posible que algunos cánceres no presenten síntomas. De presentarlos, estos dependen del tipo y localización del tumor. Por ejemplo, el cáncer de pulmón puede provocar tos, dificultad respiratoria o dolor torácico; el cáncer de colon frecuentemente ocasiona diarrea, estreñimiento y sangre en las heces; el cáncer de mama genera bulto o nódulo en la mama, entre otras características.

Los tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). En los tumores benignos las células crecen localmente y no se extienden a otras zonas. Mientras que en los tumores malignos las células invaden a los tejidos vecinos, entran en los vasos sanguíneos y pueden diseminarse por el organismo, provocando lo que se denomina metástasis.

 Métodos de estudio 

Ecografía: es un método de diagnóstico por imágenes, y se usa en forma complementaria a otros estudios.

Resonancia magnética: es un método tecnológico no invasivo que produce imágenes anatómicas tridimensionales.

Biopsia: este método consiste en extraer una pequeña porción de tejido para ver si se presentan células cancerosas y, en tal caso, definir el tipo de cáncer del que se trate. El médico puede realizar una biopsia en caso de detectar algún nódulo.

 Algunos consejos para prevenirlo 

Cuando el cáncer es detectado tempranamente se incrementan las posibilidades de cura. Por eso es importante hacerse controles periódicos y consultar al médico ante cualquier signo de alerta, tales como la presencia de algún bulto o nódulo palpable, o cambios en la textura y color de la piel. En tal sentido es aconsejable:

– Realizarse controles médicos periódicamente. Cuanto más temprano se detecte el cáncer más probabilidades hay para procurar la curación o para implementar métodos paliativos.

– Efectuar autoexploraciones para poder palpar posibles bultos.
– Comer adecuadamente -dentro de las posibilidades-: frutas, verduras, legumbres; cocinar con aceite de oliva; aumentar el consumo de fibra; disminuir las carnes rojas y grasas.

– Evitar hábitos dañinos, tales como fumar o abusar de las bebidas alcohólicas.

– Realizar ejercicio físico con regularidad, adaptándolo siempre a la edad y situación personal.