Cáncer infantil: una enfermedad particular

Compartir

El cáncer es una enfermedad que se puede originar en cualquier parte del cuerpo. Comienza cuando las células crecen descontroladamente sobrepasando a las células normales y dificulta que el cuerpo funcione de manera adecuada. Aunque tiene una incidencia muy baja en los niños, el cáncer infantil existe como tal y engloba a un conjunto de enfermedades con características propias definidas, cada una con un nombre, un tratamiento y un pronóstico específico. Algunas formas de cáncer particulares del niño son los tumores embrionarios como retinoblastoma, nefroblastoma, neuroblastoma y hepatoblastoma.

 Prevención y síntomas 

Los síntomas del cáncer infantil son engañosos ya que pueden ser los mismos que los de una enfermedad viral, por eso es importante consultar al médico para tener un diagnóstico adecuado.

Se debe tener en cuenta que la detección temprana, el diagnóstico oportuno y el correcto tratamiento pueden mejorar el pronóstico del niño y aumentar las posibilidades de curación. Por eso, es necesario estar atento ante los siguientes síntomas:

– Dolor persistente en huesos y abdomen.
– Moretones o sangrado en nariz o encías.
– Fiebre sin causa o persistente por más de una semana.
– Crecimiento tumoral o de ganglios.
– Infección que no evidencia mejora.
– Picazón en el cuerpo sin presentar lesión alguna.
– Cansancio fácil, palidez y anemia.
– Pérdida de peso repentina.
– Dolor de cabeza y vómito matutino.
– Rápido crecimiento de abdomen.

 Para tener en cuenta 

• Muchos tipos de cáncer tienen cura si se diagnostican a tiempo y se tratan oportunamente.

• Algunos tipos de cáncer crecen y se propagan rápidamente mientras que otros crecen lentamente.

• La propagación de las células de cáncer se denomina metástasis.

• Saber el tipo de cáncer que se tiene es el primer paso para saber el tipo de tratamiento más adecuado.

• Las personas con cáncer necesitan un tratamiento específico que sea eficaz para el tipo de cáncer, ya sea cirugía, medicamentos (quimioterapia), radioterapia, entre otros. A menudo se administran dos o más tratamientos para obtener mejores resultados.

• La mayoría de los tipos de cáncer forman una masa llamada tumor o crecimiento. Sin embargo, no todas las masas (tumores) son cancerosas. Extrayendo y estudiando un fragmento de la masa se puede determinar si se trata de cáncer. Las masas no cancerosas se denominan tumores benignos y las cancerosas se llaman tumores malignos.

• Hay algunos tipos de cáncer, como la leucemia (cáncer en la sangre) que no forman tumores. Estos tipos de cáncer se desarrollan en los glóbulos (células sanguíneas) o en otras células del cuerpo.

 Algunas recomendaciones para casos de cáncer 

– Cumplir con el tratamiento indicado.
– Aumentar el cuidado personal y la higiene.
– Mantener una alimentación saludable.
– Evitar lugares en los que haya mucha gente.
-Recurrir a algún grupo de apoyo o un profesional de la salud que pueda ayudar anímicamente.
– Hablar con familiares y amigos sobre el estado de salud y aceptar su ayuda.

 Atención en la Argentina 

En la Argentina existe el Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino, cuyo propósito es registrar los casos de cáncer pediátrico diagnosticados y conocer la incidencia del cáncer infantil en el país.

Por otra parte, existe también el Programa Nacional de Cuidado Integral del Niño y Adolescente con Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (INC), que busca garantizar equidad y accesibilidad a la mejor calidad de atención a niños y adolescentes con cáncer, desde un enfoque de derechos y en todas las fases de estas enfermedades.

Importante: el presente material es de carácter informativo, de ninguna manera reemplaza el criterio del profesional de la salud en cada caso en particular. Ante cualquier duda o síntoma se debe consultar a un médico y no automedicarse.