Artritis: una enfermedad reumática

Compartir

Existen enfermedades que comprometen los huesos, las articulaciones, los músculos y todo aquello que brinda movilidad al cuerpo humano. Se las conoce como enfermedades reumáticas. La gran mayoría son de origen desconocido y no son hereditarias, si bien pueden presentarse casos dentro de una misma familia.

Una de estas enfermedades es la artritis reumatoide, que se caracteriza por la inflamación de las articulaciones y es de padecimiento crónico, es decir que va empeorando con el tiempo, causando grandes dolores y pérdida de movilidad del paciente.

Lo más aconsejable es informarse y realizarse un chequeo para descartar a tiempo algún tipo de reuma o enfermedad musculoesquelética, pues es posible frenar su avance si se logra detectar precozmente.

 Causas 

Aunque se desconoce cuál es la causa precisa de este tipo de enfermedades, se sabe que en la mayoría de los casos el sistema inmune juega un papel fundamental, ya que es el encargado de defender al cuerpo ante organismos extraños, virus y parásitos. En las personas con algún tipo de reumatismo o artritis el sistema inmune puede dejar de reconocer ciertos tejidos, destruyéndolos y ocasionando la enfermedad.

 Síntomas 

No existe un cuadro específico de síntomas, pero por lo general las primeras articulaciones que tienden a hincharse y perder movilidad son las de las extremidades, más concretamente las manos y los pies. No obstante, con el paso del tiempo también puede comprometer codos y rodillas, e incluso hay quienes sienten los efectos a nivel de la columna vertebral.

 Qué hacer ante la artritis reumatoide 

– Dejar descansar las articulaciones de 8 a 10 horas nocturnas y de media a 1 hora diurna.
– Hacer ejercicios regularmente para mantener la fuerza y movilidad de las articulaciones.
– Realizar tratamiento para el dolor y la inflamación, pues no se puede detener la enfermedad pero sí disminuir las molestias.
– Considerar efectuar un tratamiento modificador de la enfermedad, teniendo en cuenta que si se recurre a medicamentos para frenar el avance de la artritis, dicho avance puede ser más agresivo si se dejara de ingerir la medicación.

Importante: el presente material es de carácter informativo, de ninguna manera reemplaza el criterio del profesional de la salud en cada caso en particular. Ante cualquier duda o síntoma se debe consultar a un profesional y no automedicarse.