Antibióticos: aliados del sistema inmunológico

Compartir

Sin dudas uno de los principales aportes a la salud de la humanidad fue el descubrimiento de la penicilina, que dio origen a la producción de antibióticos como una sustancia que refuerza el sistema inmunológico, atacando ciertas bacterias.

 La penicilina  

La penicilina contiene un conjunto de antibióticos que tienen la capacidad de eliminar las bacterias que causan infecciones en el cuerpo humano. Estos antibióticos son originados a partir de una particular especie de hongo conocida como Penicillium y sirven para prevenir infecciones bacterianas.

Existen diferentes tipos de penicilinas, cada una de ellas reacciona contra las bacterias en diferente grado. Algunos de los tipos de penicilinas más empleados son: Ampicilina, Amoxicilina, Flucloxacilina, Fenoximetilpenicilina.

 El antibiótico 

El término antibiótico significa «contra la vida», en este caso, contra la vida de los microbios. Existen varios tipos de antibióticos: antibacterianos, antivirales, antimicóticos y antiparasitarios. Los antibióticos de uso más común son los antibacterianos. A algunos se les llama antibióticos de amplio espectro porque son medicamentos eficaces contra varios organismos, mientras que a otros se los reconoce como de espectro reducido porque solo actúan ante determinados organismos.

 Uso de antibióticos  

Más allá de los beneficios que aporta a las defensas del cuerpo, el uso de antibiótico debe estar siempre indicado por un profesional de la salud, ya que usarlo indiscriminadamente puede causar efectos colaterales o generar un fenómeno de resistencia bacteriana.

Por otra parte, es muy importante respetar los tiempos de toma indicados por el médico, tanto en horarios como en cantidad de días a tomar, ya que deben administrarse aun cuando los síntomas molestos disminuyan o desaparezcan, pues sentirse mejor no implica que las bacterias hayan desaparecido en su totalidad.

También es necesario tener en cuenta las prescripciones de cada medicamento en particular, respetando fecha de vencimiento y características de conservación que figuren en su envoltorio o prospecto para evitar que sus propiedades se alteren y pierdan efecto.

Por último, es primordial no dejar ningún medicamento al alcance de los niños, para evitar intoxicaciones. Mientras que es aconsejable realizar un seguimiento de tomas en el caso de los adultos mayores, para asegurar las tomas en tiempo y cantidad indicados, más aún en caso de que tuviere dificultades para recordar.

Importante: el presente material es de carácter informativo, de ninguna manera reemplaza el criterio del profesional de la salud en cada caso en particular. Ante cualquier duda o síntoma se debe consultar a un médico y no automedicarse.